Rumberisima 92.3 FM.
Publicado el Viernes, 09 de Febrero del 2024 Defensa de Alves pide su absolución o un año en prisión

Defensa de Alves pide su absolución o un año en prisión

  • Defensa de Alves pide su absolución o un año en prisión

Administrador

37 Visitas
Deportes

La defensa del futbolista brasileño Dani Alves mantuvo en el trámite final del juicio por agresión sexual su petición de absolución. Sin embargo planteó como alternativa una condena de un año de cárcel, el período que lleva en prisión preventiva, y 50.000 euros de indemnización.   

En la Audiencia de Barcelona quedó visto este miércoles para sentencia el juicio contra Alves, en el que la Fiscalía ratificó su petición de nueve años de cárcel para el futbolista. La acusación particular eleva la pena a doce, en ambos casos con 150.000 euros de indemnización.

La defensa planteó como alternativa a la absolución de Alves una pena subsidiaria de un año de cárcel, resultado de aplicar la eximente incompleta de embriaguez. También se aplicarían las atenuantes de reparación del daño y vulneración de derechos fundamentales por la supuesta parcialidad del proceso judicial.

«Absolutamente creíble»

En su informe, la fiscal Elisabeth Jiménez concluyó que el relato de la víctima es absolutamente creíble, lo que contrasta con las «contradicciones» de Alves. El exjugador ofreció una batería de versiones y demostró en el proceso que se siente totalmente impune, pese a las lagunas en sus explicaciones.

Recordó que la víctima explicó que accedió voluntariamente al baño del reservado de la discoteca Sutton al que la invitó Alves y que se sentía culpable por ello. Eso es un sentimiento habitual en las víctimas de violencia machista.  

Insistió además en que la denunciante, pese a estar devastada, hizo un esfuerzo terrible para explicar lo ocurrido y dejar claro que ya desde primer momento dijo que quería salir de ahí. «Fue muy valiente a lo largo del procedimiento, es una mujer muy fuerte», destacó.

Si la chica quiso besar a Alves y posteriormente, en algún momento dijo hasta aquí, es hasta aquí, exclamó la fiscal. Seguidamente, denunció que al futbolista le dieron igual las súplicas de la chica y la violó con violencia.

Y si Alves tuvo que utilizar la fuerza, agarrando a la víctima, tirándole del pelo y dándole bofetones, según la fiscal, no puede alegar que fue una relación consentida. «No pudo confundirse, es imposible, si tienes que hacer fuerza, es imposible que te confundas», remarcó.

Asimismo, cuestionó por qué si las relaciones sexuales fueron consentidas, Alves, en vez llevar a la víctima a la suite exclusiva de su zona reservada con sofás, optó por acudir al aseo asqueroso de una discoteca.

Sobre lo ocurrido dentro del aseo, insistió en que la víctima sufrió una situación de terror, hasta el punto de que se bloqueó y se dejó ir, queriendo que aquello se terminara como fuera, ya que se ahogaba: «Hizo lo que pudo».

«Su relato es persistente, totalmente creíble y duro», enfatizó la fiscal, que aseguró que muchas mujeres se han sentido «incómodas» en una sala de baile y no se han ido del lugar. «Pero en este caso no acaba ahí, en una anécdota con un señor baboso, sino con una agresión sexual», apuntó.

«Solo sí es sí»

También Ester García, abogada de la acusación particular, destacó la credibilidad de la víctima por la persistencia del relato que mantuvo durante todo el procedimiento.

Asimismo, rebatió la estrategia de la defensa que pide la absolución de Alves, centrada en minar la credibilidad de la víctima. La defensa sostuvo el argumento de que antes de entrar al baño estuvo coqueteando con Alves, en un alegato en el que invocó la ley del «solo sí es sí», centrada en el consentimiento como eje de los delitos de agresión sexual.

«Me da igual que mi representante perreara, cuando entró en el baño dijo que no. Y no es no», argumentó la letrada. Además recordó que ya no es necesaria una «violencia inusitada» ni acreditar la resistencia de la víctima para dar por probada una agresión sexual. «Ya no estamos en ese debate».

Para la abogada, no es aceptable la eximente que alega la defensa del futbolista, cuando las propias psicólogas designadas por Alves afirmaron que pese a haber bebido, sabía lo que hacía.

Al igual que la Fiscalía, también rechazó la atenuante de reparación del daño que plantea la defensa, cuando los 150.000 euros pagados por Alves fueron una «obligación» impuesta por la jueza como fianza. Criticó la actitud del deportista durante la instrucción, en la que llegó a afirmar en una entrevista que «perdonaba» a la víctima.

Y considera Ester García que tampoco se sostiene la atenuante de vulneración de derechos fundamentales. “No ha habido falta de neutralidad por parte del sistema judicial en absoluto, lo que el acusado está buscando son privilegios».

«Alves solo pudo inferir que había consentimiento»

Por su parte, la abogada de Alves, Inés Guardiola, dedicó sus informes finales a desacreditar el relato de la víctima y sus dos amigas. Para ello se remitió a las grabaciones de los momentos previos a que el futbolista y la denunciante entraran en el baño.

Para la letrada, que insiste en la absolución de Alves, «no hubo una situación de terror ambiental» en el reservado, sino todo lo contrario. La denunciante «no solo rehúsa ninguna actitud cariñosa con Alves, sino que la devuelve».

En ese sentido, tras precisar que no es su intención juzgar a la denunciante, Guardiola instó al tribunal a analizar el comportamiento que tuvo antes de entrar en el baño. De este comportamiento «Alves solo pudo inferir que había prestado su consentimiento».

En ese sentido, apuntó a que la víctima pudo acabar denunciando a Alves por agresión sexual tras «sentirse avergonzada por haberse desinhibido sexualmente».

«No claudiquen ante la presión social y mediática que desde el primer día ha contaminado estos hechos. Sean valientes y apliquen de manera estricta los principios del derecho penal», apeló la letrada. Además cree que los cambios sociales de los últimos años en materia de libertad sexual «no pueden justificar la vulneración de otros derechos fundamentales».